Campanas extractoras para la cocina

Campanas extractoras para la cocina

Aunque la principal función de una campana extractora (y la que todos tenemos en la cabeza) es la de eliminar el humo que se pueda producir al cocinar, ésta también ejerce un papel fundamental en la eliminación de olores, en la disminución de la humedad y de la grasa propia de los alimentos.

Por todo ello es tan importante la elección correcta de la campana extractora. En el siguiente artículo hablaremos de las diferentes características que tiene que tener la campana extractora ideal para tu cocina. Así te asegurarás que realiza sus funciones en perfectas condiciones.

En las campanas extractoras existen dos tipos de sistema de aspiración diferentes: evacuación y recirculación. El primero de ellos expulsa el aire de la cocina al exterior pasando éste por unos filtros que limpian las impurezas del mismo.

El segundo sistema, el de recirculación, absorbe el aire y lo devuelve limpio a la cocina. Para hacerlo lo pasa por diferentes filtros de grasa, vapores y olores. Este tipo de sistema hace que no sea necesaria una salida de humos al exterior.

Además existen diferentes tipos de campanas en cuanto a su colocación. Así tenemos campanas de pared, campanas de isla e incluso modelos integrados bajo el armario de la cocina. Igualmente tenemos modelos extraíbles y también campanas verticales.

La potencia de la campana es uno de los elementos claves a tener en cuenta. Esta potencia marca la cantidad de metros cúbicos de aire que la campana puede limpiar en una hora. La potencia de la campana se fija dependiendo del tamaño de la cocina, y lo ideal es que aspire entre seis y ocho veces el volumen de una cocina.

Otro aspecto a tener en cuenta es el nivel de ruido. Antiguamente a mayor potencia mayor era el ruido, pero por suerte eso ha cambiado y existen campanas extractoras muy silenciosas. Un nivel inferior a 60 decibelios es perfecto para la cocina.

Y por el último hablaremos de la instalación de la campana, otro de los aspectos fundamentales. Da igual que tengamos la mejor campana del mercado si luego está mal colocada.

Ésta debe estar a unos 60 centímetros de distancia de la placa de cocción y su tamaño debe cubrir esta zona por completo. El tamaño y la colocación de la campana tienen un efecto muy palpable en la extracción de humos y olores.

Portal especializado en cocinas. Somos una guía perfecta para la decoración de cocinas.