Qué permisos solicitar para una reforma en la cocina

Permisos para reformas

¿Quieres reformar tu cocina? Si estás pensando en reformar y remodelar tu cocina porque ya es antigua, resulta poco eficiente y está pasada de moda deberías saber que necesitas algunos permisos para poder hacerlo de forma legal. En este artículo te contamos qué permisos solicitar para hacer una reforma en la cocina con las mejores garantías.

 Qué permisos solicitar para reformar una cocina

Para reformar una cocina, como para cualquier obra que vayamos a realizar en nuestro hogar, en la mayoría de casos vamos a tener que solicitar algunos permisos valorando diferentes variables.

Primero que nada habrá que tener en cuenta el tipo de obra que vamos a realizar, dónde se ubica nuestra vivienda (teniendo en cuenta el municipio, y por tanto el ayuntamiento del que forma parte y al que tendremos que consultar e informar), si vamos a tener que ocupar la vía pública con un contenedor de escombro, si vivimos en una vivienda unifamiliar o en una comodidad de propietarios y si nuestra casa cuenta con protección de carácter histórico.

A partir de aquí, si únicamente queremos reformar algunas instalaciones de nuestra cocina como por ejemplo el agua potable, la extracción de humos o la instalación eléctrica necesitaremos diferentes instalaciones y permisos. Por ejemplo, para realizar las modificaciones eléctricas nos hará falta un certificado de instalación eléctrica o boletín eléctrico, que tendrá que expedirnos un técnico autorizado debidamente cualificado.

Para hacer reformas estructurales de nuestro hogar como vigas, cubiertas, forjados o paredes maestras tendremos que solicitar a un técnico cualificado que elabore un proyecto y que lo revise para poder pedir una solicitud de obra mayor. Si además vivimos en una comunidad de propietarios también será fundamental hacer la solicitud a la comunidad para poder realizar la reforma en la cocina y contactar con un arquitecto para proyecto que te ayude a preparar esta reforma como es debido.

Para realizar cualquier tipo de reforma en una zona común, que en el caso de una cocina podría ser por ejemplo el extractor de humos se tendrá que valorar la obra que se debe realizar. Para las salidas de los tubos de extracciones por el patio de luces, por ejemplo, necesitarás la aprobación de la comunidad y una solicitud de obra menor al ayuntamiento.

Si lo que quieres es cambiar la distribución de tu cocina, hacerla más grande o más pequeña tendrás que atender al Código Técnico de la Edificación para revisar que lo que quieres hacer se encuentra dentro de las dimensiones mínimas reservadas a las cocinas en el hogar, así como que también se adapta al resto de normativa. Para esto también necesitarás una licencia o permiso de obra y tendrás que tramitar con el ayuntamiento una nueva cédula de habitabilidad o solicitud de segunda ocupación.

Uno de los tipos de reformas más comunes en las cocinas son las reformas de los acabados. Se trata de un tipo de obras que únicamente afectan a los acabados de la zona como por ejemplo el suelo, la pintura, los azulejos, etc. Es decir, el alicatado de una cocina en este caso. Para ello te hace falta pedir una solicitud de obra menor. En la solicitud debes incluir todos los trabajos que vas a realizar y tendrás que incluir algunas tasas teniendo en cuenta los metros cuadrados que vas a tratar. Además, si prefieres intentar ahorrar algo de dinero puedes solicitar el comunicado de obra sin tasa ni pago con carácter informativo, aunque esto depende de cada ayuntamiento y de la zona en la que vivas.

Por último, también puedes realizar reformas de ampliación o de reducción para tu cocina. Si por ejemplo quieres ampliar la cocina usando la terraza u otras dependencias tendrás que informarte muy bien con buenos profesionales, que acudir al ayuntamiento y que contrastar lo que quieres hacer con un técnico especialista para asegurarte de que esta obra es viable. Estos expertos revisarán la edificabilidad máxima en tu suelo: es decir, los metros cuadrados máximos construidos que pueden ser habitables sin contar las terrazas o los patios especialmente regulados en el Plan General de Ordenación Urbana de tu municipio. Si puedes seguir adelante con la obra de forma legal vas a necesitar una solicitud de obra mayor. Además, si vas a ocupar espacio con las obras en la vía pública al usar un contenedor de escombro tendrás que pedir al ayuntamiento también una solicitud de ocupación de la vía pública.

Compártelo en tu red social: